Comunicado de la Asociación de Mujeres Juezas de España

La organización denuncia la desigualdad en las condiciones laborales de las empleadas del hogar y reclama el reconocimiento de los derechos de las personas cuidadoras no profesionales

Madrid, 20 julio. 17. Amecopress. La Asociación de Mujeres Juezas de España –AMJE-, ha emitido un comunicado para reivindicar que los trabajos de cuidados, remunerados y no remunerados, a cargo mayoritariamente de mujeres, deben estar en el centro de las políticas laborales y sociales. En el texto aseguran que la sostenibilidad de la vida no puede comportar la exclusión o limitación de los derechos de miles de mujeres, cuya actividad es cuidar de las personas -menores, mayores, dependientes- y realizar trabajos domésticos.
JPEG

El trabajo sumergido y en precario de las empleadas del hogar

En primer lugar, el comunicado de la AMJE se centra en el sector de las empleadas del hogar, un sector laboral invisible, desprotegido y carente de representación. Su bajo estatus socioeconómico, el estigma de una actividad considerada no productiva o infravalorada y las peculiaridades del lugar de trabajo hace que sean particularmente vulnerables a la explotación y a las malas condiciones de trabajo.

El sector del empleo doméstico en España ha sido históricamente desterrado de una gran parte de los derechos laborales, en comparación con otros colectivos similares y sigue siéndolo. En nuestro país el 95% de las personas afiliadas a la Seguridad Social en el Sistema Especial de Empleados de Hogar son mujeres -408.000 frente a 20.500 hombres-. El 45% de las personas afiliadas son extranjeras -187.000-. El Instituto Nacional de Estadística (INE) considera que en España un 14’4% de los más de 17 millones de hogares de nuestro país cuenta con una persona trabajadora regular que presta algún tipo de servicio doméstico, por lo que se puede concluir que un 70% de las personas presta estos servicios en economía sumergida, sin reconocimiento alguno de derechos.

Según explica el texto, la Ley 27/2011 que integró el Régimen Especial de Empleados de Hogar como un sistema especial del Régimen General de la Seguridad Social, posibilitó una mejora de sus derechos, aflorando más de 140.000 personas que fueron dadas de alta durante el año 2012. No obstante, por Real Decreto Ley 29/2012, de 28 de diciembre se dio, de nuevo, un paso atrás trasladando, en determinados supuestos, la obligación de alta y recaudación a las propias trabajadoras, lo que ha supuesto un estancamiento de las altas en seguridad social de estas trabajadoras. De otro lado, la reforma introducida por Real Decreto 1620/2011 de 14 de noviembre, que modificó la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar, se quedó a mitad camino en la equiparación de sus derechos.

CONTINUA

[printable page]