A la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) llegaron el año pasado 492 denuncias contra policías y militares, quienes fueron acusados por agresiones físicas, acoso, abuso sexual y hasta feminicidio.

A la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) llegaron el año pasado 492 denuncias contra policías y militares, quienes fueron acusados por agresiones físicas, acoso, abuso sexual y hasta feminicidio.

Las víctimas por lo general son sus parejas, sus exparejas o personas que dependen de ellos en sus fuentes de trabajo, según la dirección nacional de la FELCV.

De acuerdo con los datos oficiales, del total de denuncias que llegaron en 2016 en todo el territorio nacional,  390 fueron contra policías y 102 contra militares.

Sin embargo, en lo que va de este año la situación no cambia. Si bien no se conoce un informe oficial de enero a marzo, las denuncias fueron de dominio público.

Uno de los casos que sorprendió a la población fue el del director de la FELCV de La Paz, Bernardino Baldiviezo, quien fue enviado el fin de semana a la cárcel de Patacamaya por acoso sexual contra una de las policías que trabajan en la misma unidad policial.

Otro policía que también trabajaba en la FELCV de la población cruceña de Yapacaní, Armando Mamani Quispe,  fue detenido preventivamente hace una semana en el penal de San Pedro. Su expareja lo denunció por agresiones físicas.

Asimismo, por el lado de las Fuerzas Armadas también llegaron casos. Hace un mes el teniente de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Ciro Sergio Sánchez Ríos ingresó a una unidad en la ciudad de Cochabamba, le disparó a su pareja en la cabeza y luego se quitó la vida.

CONTINUA

[printable page]